Archivo de la etiqueta: banco de recuerdos

Banco de recuerdos: uno que yo no quiero olvidar nunca

Esta semana supe que estaba embarazada. Me hice un test muy temprano, tan temprano que mi pareja, que se había despertado también para ir al baño, ni siquiera se enteró del resultado. Tímidamente le susurré que me parecía ver una rayita ahí, en el test. Y él contestó: “valeeeeee” y siguió durmiendo. No me importó porque estaba convencida de que me había contestado ya dormido (y así era, pues preguntó por el resultado al levantarse…). El caso es que la primera persona con quien compartí el resultado de ese test fue con mi madre. Y ese va a ser mi recuerdo para el banco de recuerdos. Lo copio aquí porque creo que sigue siendo hermoso compartir secretos, recuerdos y cosas importantes con nuestros familiares con o sin Alzheimer.  Tengo claro que mi madre lo olvidará en el futuro pero, quién sabe, quizá este recuerdo anide en ella de manera imperceptible y quizá en algún momento, cuando los recuerdos sean borrosos todavía la haga sonreír. Lo esencial es invisible a los ojos que decía el principito, quizá también lo es a la palabra y no nos hace falta.

“Miércoles por la mañana, voy a buscarla a su habitación, se está aseando paso a paso, sonriente, como siempre que se despierta, con ganas de empezar el día, alegre de verme entrar por la puerta de su habitación. Me acerco, susurro, “¿te cuento un secreto?”, le cambian los ojos, mira expectante, se acerca, susurra también ella: “claro, claro”. Le enseño el test de embarazo, no estoy segura de si sabrá lo que es. Me mira con asombro pero sin decir palabra. Sonrío. Le digo que creo que estoy embarazada. Se le ilumina la cara, sonríe ampliamente, suelta un “ahhhhhhhhh”, me mira de nuevo, se pone cómplice, susurra y me dice: “iremos con carrito”. Pienso que todas sus asociaciones son maravillosas, que la adoro, que es el ser más bonito que he visto en mi vida, que soy muy feliz de poder compartir con ella mi alegría. Me encanta habérselo dicho, que le haga ilusión, que lo primero que haya pasado por su mente sea una imagen en la que estamos ella, yo y el porvenir con un carrito”.

Anuncios